Cómo ser un Buen Líder y Excelente Coach | Cornerstone LA
DEMO
Kontakt

Coaching y liderazgo: Cómo ser un buen gerente y un excelente coach

Talent Management

Coaching y liderazgo: Cómo ser un buen gerente y un excelente coach

August 26, 2016 Kevin Burns

“Soy partidario de reemplazar la palabra ‘gerente’ por ‘mentor’”, afirma Jay Forte, fundador de Humanetrics LLC, una compañía que da consultoría a organizaciones para saber cómo capitalizar las fortalezas de sus empleados. “’Gerente’ es una palabra de la era industrial y ahora que estamos en la era intelectual, varios gerentes no saben cómo sacar lo mejor de sus empleados”. Es la era de empatar coaching y liderazgo.

Forte tiene tres recomendaciones para convertir a los gerentes en grandes mentores, desarrollando las cualidades de un líder:

1. No ordene, mejor pregunte.

Evalúe cómo trata e interactúa con sus empleados; establezca una relación abierta y respetuosa. Forte cuenta que, en alguna ocasión, un gerente de servicio al cliente escuchó a uno de sus empleados discutir con un cliente por teléfono. En lugar de intervenir, el gerente se acercó como mentor, observando su comportamiento para invitarlo a su oficina después de colgar el teléfono y discutir el problema; así estableció más confianza, comunicación y compromiso laboral. Crear momentos de aprendizaje es lo que define el coaching y liderazgo de un mentor.

2. Haga coincidir el talento con los retos.

La descripción de puestos actual no es tan clara y definida como lo era hace una década. Hoy en día los empleados suelen ser contratados por su talento y su capacidad, más que por su experiencia real. Al conocer las habilidades, intereses y vida de los empleados más allá del lugar de trabajo, los mentores pueden aprovechar fortalezas más profundas que cualquier definición de funciones. Es importante recordar que un buen líder se fija detenidamente en lo que te hace extraordinario y adapta con una necesidad particular.

3. Recurra a su lado más sensible.

“Tienes que confiar en tus empleados”, sostiene Forte. “Darles la habilidad de reforzar y adueñarse de la situación. A menudo, la mentalidad de un gerente es ‘soy responsable de hacer el trabajo’ cuando debería ser ‘soy responsable de que el trabajo se logre’”.

En definitiva, el mentor toma un papel de padre hasta cierto punto, comenta Forte. Al igual que la paternidad, la relación entre un buen líder y el empleado generalmente oscila entre guía, mentor y jefe.

Hacer a los empleados responsables mientras se les guía hacia el éxito no es una tarea sencilla. Sin embargo, manejar la situación desde la perspectiva de un guía o mentor beneficiará a su negocio, su relación con los empleados y, finalmente, sus resultados de negocio.

About Kevin Burns
Comments

Keinen Artikel mehr verpassen?

Our RSS Feeds

Cornerstone Blog Feed

Lernen Sie, wie unser integriertes Talent Management Sie bei Ihren Herausforderungen unterstützt.
Erfahren Sie mehr über unsere Produkte

Tags

Archiv